PROCESOS

Todo el proceso de producción es absolutamente manual de principio a fin.
Mi trabajo consiste en reivindicar las técnicas textiles ancestrales, respetando su esencia, pero adaptándolas a la contemporaneidad y trabajándolas desde una perspectiva que realce lo sensorial y subjetivo, creando así un microuniverso íntimo que me lleva a reflexionar, constantemente, sobre aquello que perdura más allá de todo, de la transformación, del cambio, del tiempo...

  • FIELTRO ARTESANAL.

El fieltro artesanal es el textil más antiguo de la humanidad, no posee trama ni urdimbre. 
Se confecciona con lana 100%, lavada y cardada, pero sin hilar (vellón de lana).
Se trabaja con agua, jabón  y nuestras manos, que aplican diferentes tipos de rolados, amasados y fricciones para que las fibras de la lana se entrelacen y se compriman, formando así el fieltro. Su proceso de elaboración es absolutamente manual, de principio a fin. 
Existen incontables técnicas de trabajo según el diseño, objeto, pieza o textura elegidos.
Dependiendo del tipo de lana y de las técnicas utilizadas, el fieltro varía en flexibilidad y rigidez, ligereza y densidad, transparencia y opacidad, rusticidad y refinamiento.
El fieltro artesanal es un textil duradero, renovable, biodegradable. Un excelente aislante del calor y del frío, aislante del sonido, hipoalergénico, antiestático, antifúngico, entre otras muchas propiedades.
El fieltro artesanal, además, es el único textil que permite la realización de infinidad de piezas en 3 dimensiones sin ningún tipo de costura ni pegamento. 

  • ECOPRINT.

El ecoprint, eco impresión o estampación botánica es una técnica con la que se logra que ciertas hojas, flores, cortezas de árboles... traspasen su color (pigmento) y su forma a una tela, sin la utilización de químicos.

  • TINTES NATURALES.

Los Tintes Naturales son colorantes extraídos de ciertas plantas (raíces, bayas, cortezas, hojas, hongos, líquenes, pétalos de flores, cáscaras de vegetales), invertebrados o minerales (óxido de hierro, zinc, sílice).
En su mayoría son vegetales, provenientes de plantas (raíces, bayas, cortezas, hojas) y otras fuentes orgánicas como los hongos o líquenes.